Como ser más creativos

 

Intento ser creativa desde los nueve años. Es trabajo duro, no hay secretos. Bueno, si los hay y acá los desvelo. La mayoría son cosas que aprendí en mi corta existencia. Sírvanse.

Conocer gente distinta.

Los creativos estamos acostumbrados a ser amigos de otros creativos. Así, todos sabemos lo mismo sobre lo mismo. No enriquecemos nuestro mundo cultural ni expandimos nuestra visión, porque alrededor todos son fans de Tarantino, tienen tatuajes y escuchan a los Beatles. Una idea única, creativa y original puede venir de un amigo veterinario, de concurrir un sector olvidado o de tener un hobby raro que nadie más tiene, como tejer crochet, hacer paracaidismo o ser niñeros de medio turno.

Salir de la oficina.

Los creativos no tenemos horario y tenemos que aprender a exigir eso. Tampoco es para llegar a las 10 de la mañana y salir a las 3 de la tarde de la agencia o de nuestro lugar de trabajo. Se trata de respetar a nuestra mente dándole un poco de aire fresco, salir a caminar por el barrio, dar una vuelta, trotar, recorrer el jardín de la empresa y otra infinidad de maneras más. Una buena idea, nunca se concibe frente a la computadora. Bueno, algunas sí. Pero las otras requieren de una búsqueda superior, debemos encontrar la manera de sentirnos cómodos para pensar/crear y meternos en ello.

Practicar un deporte.

Los creativos somos unos pashá. Sin embargo, hacer ejercicio despeja la mente, y por supuesto con eso, se ordenan las ideas, o llegan unas nuevas. Además es una excelente oportunidad para la búsqueda de insights y observación de nuestra realidad, fuera de nuestro mundillo publicitario-creativo. Todo está permitido: MMA, Muay Thai, correr, nadar, volar, base jumping (¿)

No escuchar música.

No se ofendan. La  música nos distrae, y necesitamos estar muy concentrados para que las ideas bajen completamente, parece una contradicción, pero es así. A algunos les funciona estar con sus auriculares, pero en realidad se están desconectando de la realidad y de su alrededor, de donde podrían sacar buenas puntas para la inspiración.  Practiquemos, por lo menos cuando trabajamos.

Leer, leer, leer.

No hay mejor ejercicio mental que la lectura. Ni ajedrez, ni sodoku ni Candy Crush. Cuando leemos obligamos a nuestra mente a hacerse una imagen de la narración y a asimilar la información. Además, extendemos nuestra cultura, percepción de las cosas, léxico y adquirimos una opinión sobre las cosas.

2818961316_ee67b75a45

 

Tener un hobby

Como dije recién nomás, hacer algo fuera del ambiente en que nos movemos nos dará un poco de aire fresco a la mente, aprenderemos algo nuevo que es sumamente importante para la creatividad. Todo está permitido, danza aérea, origami, escultura sobre hielo, pintura al óleo, clases de corno francés.

Consumir mucho arte.

El arte está en el aire. Dejemos de ver publicidad si somos publicistas, dejemos de escuchar música si somos músicos, busquemos la inspiración en lugares pocos convencionales. Veamos video arte, video clips, películas indies, de esas que preferimos estar siendo víctimas de acopuntura con un puercoespín que verlas, música rara, libros y revistas, fotografía, curiosidades del mundo.

Conozcamos cosas insólitas

Aunque no crean, estar mirando noticias de esas que dudamos de su veracidad estimulan a crear y abren una brecha en nuestra mente. Busquemos inspiración en lugares insólitos, en el diario, en un café, en un hospital, conversando con amigos que no tienen nada que ver con el ambiente, en una actividad que nadie más hace salvo nosotros.

Equivocate

Equivocarse es bueno. No sé de donde sacaron eso de que equivocarse es de tontos, probar es parte del aprendizaje y muchas veces de una cosa que parece equivocada salen cosas nuevas o divertidas.

 

Picture114

Rompe las reglas.

Todas, pero una vez que las conozcas y ya las hayas usado en demasía.

Lleva una libreta a todos lados.

Muchas veces las ideas se pierden porque no las anotamos a tiempo. Podemos tener una libreta pequeña o podemos grabarnos con nuestro celular cuando nos contamos las ideas.

Viaja.

Conocer. Esa es la palabra clave para la creatividad. Conocer nuevos lugares, ver colores, gente, comida nueva es positivo para nuestro crecimiento creativo.

Persevera

La creatividad es algo que se entrena, no algo que pocos poseen.

Rompé la rutina.

Forzale a tu mente a que no entre en piloto automático. Si llegás a tu destino siempre por el mismo camino, probá otro lugar, por más que te lleve más tiempo o te pierdas.

Viajá en colectivo.

El colectivo paraguayo es un mundo. Observarle a la gente es nuestra principal fuente de inspiración. Ahí podés ver todas las indiosincricidades (?) del paraguayo, y hasta se te pueden ocurrir ideas o soluciones por ver todas las excentricidades.

Yoga

Me cambió la vida. El yoga nos ayuda a equilibrar las tres dimensiones del ser humano, la física, espiritual y mental. Con esas tres fases equilibradas, estamos presentes, tranquilos y relajados y gracias a ello, tenemos la mente más presta a cosas nuevas o ideas más claras. Inclusive, en el Yoga Kundalini tenemos una kriya para la creatividad. Para reflexionar (¿)

 

Postura-de-yoga-Vela

A mí me sale esta postura y a ustedes no

Mia

Advertisements

Leave a comment

Filed under Esto es profundo, Inspiración

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s